La mayoría de las veces ahorrar energía y agua es sólo cuestión de cambiar ciertos hábitos de consumo,

otras veces vale la pena invertir cierto dinero en cambios tecnológicos que a la larga te supondrá un ahorro que también notaras en las facturas. Necesitamos la energía, forma parte de nuestras vidas y no podemos prescindir de ella. Aplicando ciertas medidas reduciremos el consumo y mejoraremos en calidad de vida.

A continuación te proponemos unos sencillos consejos con los que conseguirás reducir tu consumo de energía sin ningún tipo de inversión.

Empezaremos hablando de las medidas pasivas, que podemos aplicarlas sin ningún tipo de inversión:

  • Establecer una temperatura adecuada en el hogar permite gastar menos energía, aprovechando el calor y el frío de fuera, así nuestra temperatura oscilará en los rangos del confort térmico y económico.
  • Ventilación. Dependiendo de la estación que estemos, conviene ventilar a determinadas horas, es decir, ventilaremos cuando la temperatura exterior sea lo más parecido a la que deseamos en el interior.
  • Apagar los aparatos eléctricos cuando no se estén usando en vez de dejarlos en stand by, supone gastar hasta un 12% menos de electricidad.

Ahora bien, hay otras medidas que requieren de una inversión, pero se pueden obtener un mayor resultado en cuanto al ahorro de energía.

  • Realizar un mantenimiento periódico de los aparatos eléctricos y de climatización evita que se estropeen antes de tiempo y que tengan que realizar un sobreesfuerzo energético para funcionar.
  • Haz una inversión y deshazte de tus instalaciones viejas. Con el paso de los años y el crecimiento tecnológico han aparecido en el mercado nuevos productos que nos permiten ahorrar hasta un 40% en combustible. Esto es debido a la tecnología de la Biomasa que poco a poco va creciendo. Por lo tanto, a veces es recomendable deshacernos de nuestros antiguos electrodomésticos y comprar nuevos que consumen menos energía y nos permitan obtener un equilibrio económico.
  • La falta de aislamiento de tuberías de agua caliente y calefacción obliga a la caldera a funcionar más horas para suministras el calor, esto es debido a la pérdida de temperatura que puede ser de hasta un 10%.
  • Las ventanas son quizás los puntos más débiles en el cerramiento de un edificio o vivienda. Conseguir la máxima iluminación con luz solar se contrapone con el bajo grado de aislamiento térmico a través de ellas. Por ello es importante que los diferentes elementos de la ventana tengan la calidad adecuada para evitar las pérdidas de frío y calor, y así reducir el consumo energético a través de las mismas. Para ello podemos cambiar nuestras ventanas por una más moderna.
  • Aislamiento térmico. Un buen aislante térmico puede evitar desperdiciar en un edificio hasta un 40% de energía. Por ello, las instituciones obligan a las nuevas construcciones a cumplir unos mínimos de eficiencia energética.

ahorro energético hogar

A rasgos generales hemos comentados las medidas que pueden resultar más importantes, pero no es todo, también podemos ahorrar energía en los suministros. Vamos a comenzar con las medidas pasivas relativas a los suministros:

  • Electricidad: Cuando llega el momento de elegir tarifa de la luz o si se ha tomado la decisión de cambiar de una compañía a otra nos surgen muchas dudas y no sabemos qué compañía es la más adecuada. Si nos paramos a pensar un momento el 95% de los hogares tienen la comercializadora de referencia de su zona y no siempre son legítimos con sus precios. El mercado eléctrico es de los mercados más extensos, y como consecuencia de esto es la competencia entre ellas. Por ello recomendamos que se analicen ofertas de otras comercializadoras, y sobre todo que se busque una tarifa indexada para hogares, en lugar de una tarifa plana o de precio fijo que son siempre más caras.
  • Gas Natural, Gasóleo, Bio-masa: Al igual que con la electricidad, es recomendable buscar diferentes ofertas en el mercado y conseguir la mejor en tu suministro.

Ahora vamos a comentar otros aspectos para mejorar la efectividad de nuestra vivienda:

  • Autoconsumo eléctrico: El autoconsumo eléctrico es toda una revolución que va a poner patas arriba el sistema eléctrico actual, aunque una revolución lenta y silenciosa, ya que la legislación sobre este tema está muy en el aire. Nosotros consideramos una apuesta segura la instalación de autoconsumo total (placas fotovoltaicas, molinillos eólicos…) ya que creemos que es uno de los puntos más interesantes debido al alto coste económico en los últimos años en los suministros del hogar.
  • Domótica: La domótica pese a los que piensan que no, puede ayudarnos en el ahorro energético. Nos permite gestionar correctamente los distintos sistemas instalados en la vivienda (iluminación, climatización, seguridad, comunicaciones…) además de controlar la potencia de las luces, termostatos inteligentes… ofreciéndonos un gran ahorro, ya que aplicará criterios automáticos a nuestras necesidades reales.
  • Contribución Solar Térmica: Esta tecnología es muy útil y rentable, ya que nos permite conseguir calentar el agua que viene de suministro directo de la calle a través de paneles de captación y la introducimos directamente en la caldera para su almacenamiento y posterior uso sanitario

Si quieres ahorrar en tu factura energética, ponte en contacto con nuestros expertos que realizarán un estudio personalizado, para ofrecerte la mejor solución en concepto de climatización y aislamiento térmico para su vivienda.